Lombillo #904 / Panorama y Bellavista. Nuevo Vedado. Plaza de la Revolución
(53) 78836466 webcedel@cedel.cu

ESPECIAL: Santiago de Cuba busca abrir los “Caminos del café”

ESPECIAL: Santiago de Cuba busca abrir los “Caminos del café”

Por Raúl Menchaca

Imagen del 29 de noviembre de 2017 de una vista del interior de la Casa Museo del Café, en las laderas de la Sierra Maestra, en Santiago de Cuba, Cuba. En las laderas de la Sierra Maestra de Cuba, por encima de los 500 metros de altura, las plantaciones de café comienzan a recibir una atención diferente a la habitual. El proyecto “Caminos del Café”, que desde 2014 impulsa la Oficina del Conservador de la ciudad de Santiago de Cuba, aspira a convertirse en un punto de interés turístico que aproveche la larga tradición cafetalera de esas montañas, donde hace más de 200 años se asentaron colonos franceses. ‘Caminos del Café’ se pretende que sea un dinamizador del conocimiento, de la promoción, de la divulgación de los valores de la cultura cafetalera local en el contexto nacional cubano”, dijo a Xinhua la arqueóloga Yaumara López, coordinadora del proyecto. Ese programa es cofinanciado por la Unión Europea, la fundación franco-belga Malongo y la Oficina del Conservador de la ciudad, en un esfuerzo conjunto por rescatar una tradición nacida en la zona tras la Revolución Haitiana que se extendió de 1791 a 1804 y abolió la esclavitud en ese país. El triunfo de la rebelión de los esclavos hizo que cientos de colonos franceses huyeran desde Santo Domingo, la actual Haití, hasta la cercana ciudad de Santiago de Cuba, donde continuaron la siembra y cosecha del grano, con la formación de más de 600 haciendas en las montañas del oriente cubano. (Xinhua/Joaquín Hernández)

SANTIAGO DE CUBA, 9 dic (Xinhua) — En las laderas de la Sierra Maestra de Cuba, por encima de los 500 metros de altura, las plantaciones de café comienzan a recibir una atención diferente a la habitual.

El proyecto “Caminos del café”, que desde 2014 impulsa la Oficina del Conservador de la ciudad de Santiago de Cuba, aspira a convertirse en un punto de interés turístico que aproveche la larga tradición cafetalera de esas montañas, donde hace más de 200 años se asentaron colonos franceses.

“‘Caminos del café’ se pretende que sea un dinamizador del conocimiento, de la promoción, de la divulgación de los valores de la cultura cafetalera local en el contexto nacional cubano”, dijo a Xinhua la arqueóloga Yaumara López, coordinadora del proyecto.

Ese programa es cofinanciado por la Unión Europea, la fundación franco-belga Malongo y la Oficina del Conservador de la ciudad, en un esfuerzo conjunto por rescatar una tradición nacida en la zona tras la Revolución Haitiana que se extendió de 1791 a 1804 y abolió la esclavitud en ese país.

El triunfo de la rebelión de los esclavos hizo que cientos de colonos franceses huyeran desde Santo Domingo, la actual Haití, hasta la cercana ciudad de Santiago de Cuba, donde continuaron la siembra y cosecha del grano, con la formación de más de 600 haciendas en las montañas del oriente cubano.

“Las montañas que circunvalan a la ciudad se poblaron en muy poco tiempo de cafetales y sus producciones fueron un motor impulsor del desarrollo local”, explicó la especialista.

López señaló que ese proceso cambió la urbe en muy pocos años, ya que la riqueza que proporcionaba esa producción desarrolló toda la región oriental de la isla de manera acelerada.

De aquellas haciendas cafetaleras, queda muy poco en la actualidad, no obstante, el equipo del Departamento de Arqueología de la Oficina del Conservador, que encabeza López, ha identificado el emplazamiento de más de 170 complejos a partir de viejas escrituras.

Esos emporios agrícolas conforman el Paisaje Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras del Sudeste de Cuba, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En ese grupo de estructuras sobresalen las haciendas La Fraternidad, en actual proceso de restauración, y La Isabélica, donde está enclavado un singular museo que recoge la tradición cafetalera y la herencia cultural francesa en la zona.

La Isabélica fue el primer museo fundado por el gobierno de Fidel Castro tras el triunfo de la Revolución en enero de 1959, y es el fruto de los esfuerzos del fallecido historiador Fernando Boytel (1914-1986), pionero de los estudios arqueológicos en Santiago de Cuba.

La Fraternidad y La Isabélica están separadas por unos 80 kilómetros de montañas, pero constituyen hoy el eje de desarrollo del proyecto “Caminos del café”, que busca dar un vuelco a la realidad que viven los campesinos en esa agreste y hermosa zona.

“El proyecto consiste en promocionar esos espacios culturales y gestionarlos de manera tal que las comunidades asociadas a esos lugares tengan un beneficio prácticamente inmediato desde el punto de vista económico”, aseguró López quien ostenta un Doctorado por la Universidad de Burdeos, en Francia.

El centro de todo lo constituye el café desde una perspectiva que abarca el patrimonio material e inmaterial, la agricultura y el producto turístico, como fuentes de recursos propios para la sostenibilidad en el tiempo.

Esto lo sabe el joven Alejandro García, quien a sus 32 años dejó las labores agrícolas y, ahora con el grano que su familia cultiva se dedica a preparar un exquisito café negro y fuerte, con los métodos más tradicionales del campo cubano.

Otro pilar del proyecto es la Casa Dranguet, un inmueble centenario construido entre 1859 y 1861 por Carlos Dranguet, un hacendado descendiente de colonos franceses que huyeron de Haití para recalar en Cuba.

La Casa Dranguet, ubicada a una cuadra del céntrico Parque Céspedes, es la sede del proyecto y del Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero.

Además de la gestión de un particular museo y de la labor científica, la institución desarrolla un importante trabajo social con la organización de eventos culturales y, por supuesto, con la elaboración y venta de café.

El constante aroma a café que se respira en ese sitio se mezcla con el arte y la ciencia para señalar la esencia del proyecto “Caminos del café”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *