Los cementerios como destinos turísticos en Cienfuegos

Los cementerios como destinos turísticos en Cienfuegos
Por Roberto Alfonso Lara –
3 Julio, 2017

La Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos (OCCC) convertirá a los cementerios en un producto turístico, con visitas dirigidas a las necrópolis Tomás Acea y Reina, ambas declaradas monumentos nacionales en 1978 y 1990, respectivamente.

“De manera habitual recibimos a los extranjeros y prestamos el servicio sin cobrar un centavo. Ahora está en proceso el aval de dichas locaciones como destinos de referencia. Este mes de julio se presentará la propuesta al Comité de Agencias del Ministerio de Turismo (Mintur) y esperamos sea aprobada”, explicó Hilda Mola Trujillo, especialista principal del Grupo de Cementerios de la OCCC.

Los camposantos de Cienfuegos forman parte de los itinerarios del proyecto sociocultural Sendas, diseñado para la familia cienfueguera. Su presumible mutación a producto turístico responde a una Iniciativa Municipal de Desarrollo Local (IMDL), a fin de que resulte sustentable desde el punto de vista económico.

“En los cementerios descansa una porción importante del patrimonio tangible e intangible de nuestra ciudad y de Cuba: la tumba de Don Luis D’Clouet, fundador de la colonia Fernandina de Jagua; los restos de Osvaldo Dorticós y Carlos Rafael Rodríguez; el sepulcro de renombrados músicos, poetas y artistas de la plástica; además del monumento a los mártires del Levantamiento Popular Armado del 5 de septiembre de 1957. Son, como afirma un proverbio, ‘museos a cielo abierto’”, detalló Hilda Mola.

Según especialistas de la OCCC, el éxito del novedoso producto turístico contribuirá al incremento de las acciones de conservación y restauración. Con esa expectativa se perfeccionan las guías metodológicas, a partir de las investigaciones realizadas sobre las necrópolis Tomás Acea y Reina.

El turismo de cementerio o “necroturismo” es desarrollado a nivel internacional, dado el valor de tales espacios en la historia y cultura de las ciudades. De acuerdo con sus defensores, maneja un concepto turístico que aleja a los visitantes de los monumentos o imbuebles más convencionales. Los detractores, por otro lado, sostienen que podría poner en peligro el patrimonio funerario y la tranquilidad propia de estos sitios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *